dom

29

ago

2010

[Me] Siento Y Escribo

Y es que hace tanto tiempo que me quejo de que mi cabeza no está sobre mis hombros... Que ya me estoy cansando de eso. Creo que un buen escritor aprovecha esos momentos para hacer introspección y aprender más de si mismo. Y es lo que voy a intentar hacer.

 

Hace mucho tiempo también que no escribía algo y lo posteaba sin hacerle ningún review previo. Así como en mis "Gritos a la Sociedad" en los que escribía con el hígado en la mano y me desahogaba por completo. Quizá porque intenté que mis escritos fueran más "artísticos" [reitero: intenté]. Pero se acabó: voy a escribir lo que tengo en la cabeza, artístico o no. Basura o no. Y me voy a forzar por hacerlo más seguido. Sí, yo sé.. lo he prometido cientos de veces antes. Por eso digo: me forzaré a hacerlo.

 

Yo sentía que la vida tenía un tinte distinto cuando escribía seguido. Miraba las cosas pasar de una forma diferente. Que si un niño se caía, que si era una patrulla de la PNC pasándose un semáforo en rojo, que si un helado, que si una plática, que si un café, que si un cigarro... Todo era diferente. Y me gustaba.

1 comentarios

dom

08

ago

2010

Ya Me Cansé

Ya me cansé de esperar, ya me cansé de ver ese cero entre paréntesis en mi bandeja de entrada esperando ese mensaje. Ya me cansé de que los buenos momentos sean tan efímeros. Ya me cansé de seguir mordiendo el polvo sin descanso. Ya me cansé que haya gente que le vaya bien en las cosas que hacen mal. Ya me cansé de que siempre digo que voy a escribir más seguido y nunca lo hago. Ya me cansé de que no haya aprendido a levantarme después de caer cientos de veces. Ya me cansé de que haya gente con prejuicios. Ya me cansé de que no haya libertad de expresión. Ya me cansé de que haya pulgares opresores. Ya me cansé que la felicidad libetad de uno dependa de otro. Ya me cansé de que haya gente que no entienda a los otros, y sólo sirve de lastre. Ya me cansé de tanta gente que se queje y no haga nada. Ya me cansé de los conformistas. Ya me cansé de los estúpidos. Ya me cansé de los que critican, burlan, destruyen...

 

Ya me cansé de todo esto, pero no me canso de vivir. Porque siempre detrás de las cosas malas se esconde algo bueno. Por cada puerta que se cierra, se abren otras dos.

 

‎"Esta canción [post] va dedicada[o] a los invencibles, a los que: no importa lo que pasa, siguen adelante"- Giovanni Pinzón, Guatemala, 18-jun'10-

 

Así que vamos para arriba, vamos adelante. Que la gente se canse de reírse de nosotros. Que se desahoguen y oculten sus estupideces con eso. Que se mueran con esa carcajada vacía en sus gargantas.

3 comentarios

lun

14

jun

2010

Keep Thinking

¿Qué haces? Poner un pie delante del otro. Así como lo hicieron nuestros antepasados, moviéndose hacia una meta en común. Quizá perdieron el rumbo en un par de ocasiones, quizá no. Lo importante es mantenerse en movimiento: "Keep Walking" dice Jonny Walker.

 

Yo digo "Keep Thinking" porque el andar no sólo es mover los pies. No. Se puede camiar y llegar muy lejos siendo paralítico.

 

El caminar intelectual, sobrepasa más barreras que las piernas, ruedas o alas. Alguien se quejaba de lo mal que se sentía por no tener alas y volar como las aves. Te aseguro que, si pudieran, las aves se qeujarían de no poder trascenfer como nosotros.

 

Pero muchas veces nos empeñamos tanto en querer volar, que nos olvidamos de pensar. Recuerdo aquellos hermanos locos, que los criticaban por querer volar. Empresa que cumplió su objetivo, porque embadurnaron esa absurda idea con una alta dosis de intelectualidad

0 comentarios

jue

10

jun

2010

El Fruto Prohibido

Y allí estaba, colgaba de un árbol. Era apetitoso a la vista, de un rojo intenso, tan grande que no se podía abarcar con una sola mano. Él lo vio, y cuando se acercó, ella ya estaba allí. Observándolo con detenimiento. Y así pasaron minutos, incluso, horas. Hasta que ella habló: -Deberíamos irnos- dijo ella. -Lo sé, pero no puedo dejar de verlo- repuso él. Ella pensaba lo mismo.

 

Sabían que no debían tocarlo, algo interno se los decía... pero lo veían tan jugoso, tan lleno de vida, que les resultaba imposible resistirse.

 

Y sucedió así: ella tendió sus manos, temblorosas, pero decididas. Sus delicados dedos tocaron la sedosa corteza escarlata. Estaba extasiada. Nunca había visto algo semejante.

 

Él la miraba a ella, de pie, junto al mismo árbol. En el fondo la admiraba, y al mismo tiempo: la temía. Sabía que todo eso estaba mal, lo supo desde el inicio. Pero se mantuvo mudo durante todo el tiempo.

 

...

 

Sus dientes se enterraron en aquél maravilloso fruto. Al tocar su paladar: lo sintieron. Era amargo, como ninguna otra cosa en el mundo. Agrio y ácido. Sus rostros, contraídos por el desagradable sabor, se llenaron de una erupción totalmente descontrolada... De sus bocas comenzaron a salir larvas de cienmil tipos de bichos distintos. Su piel, inició a corromperse. Ya podrida, se caía a pedazos. Pero no morían, y se preguntaban por qué. Se preguntaban por qué no acababa ese suplicio. Aunque no los atormentaba su estado físico tanto como el sentimiento de culpa, que los corroía internamente.

 

De hecho, nunca murieron, se aislaron en un lugar inhóspito de tierra yerta, donde se rascan sus llagas aún en carne viva.

 

 

3 comentarios

lun

07

jun

2010

Se Me Había Olvidado

Ya se me había olvidado cómo era el suelo sin arena. Cómo era una lluvia tranquila, sin desastres. Se me olvidaba también, qué era tener el corazón puesto en algo. Se me olvidaba cómo se sentía rodearse de viejos "cuates". De qué era tomar cerveza caminando.

 

A qué sabía un cigarro acompañado. Saludar a conocidos de conocidos, totalmente desconocidos. Qué era una noche chapina, un cocktail con piña.

 

Suelo olvidar muchas cosas, a veces se me olvida respirar, comer y tragar. Espero que no se me olvide quién soy, ni a dónde voy.

0 comentarios

vie

28

may

2010

Viendo Llover Se Me Ocurre...

Que bonito es ver llover,

oir al agua caer.

Sin saber cómo envejecer,

viendo a las flores crecer

 

El suelo, de nuevo mojado

de sus impurezas lavado.

Y el trabajador enojado

por su carro recién lavado

 

Agua sobre el céfalo desierto;

poco más que terreno yerto.

Aunque con sombrero cubierto:

ciego tal tuerto.

 

Perro cojo,

gato sin ojo.

Puerta cerrada con cerrojo,

el inocente llanto de un "patojo".

 

Todo sirve,

todo cuenta.

El pensamiento es libre...

aún en medio de esta tormenta.

1 comentarios

jue

29

abr

2010

La Voz Perdida

Soy la Voz Perdida de un triste trovador pasivo. Que sentado en una esquina, la muerte espera. ¿Qué fue de sus planes? ¿Qué fue de sus risas? ¿Qué fue de sus letras? ¿Qué fue de su voz que ahora está dormida? Que ahora es mi escencia y en mi garganta se retuerce.


Criticado por su presencia y extrañado en su ausencia. Nunca hubo matiz. Nunca tuvo lombríz.


Su guitarra con tres cuerdas, pues no tiene dinero para seis. Su desgastada libreta de letras, que nadie quizo escuchar. La garganta curtida de este trovador suicida. Su muerte no es natural, puesto que su vorazón dejó de latir hace siglos ya. Suspendido en un acorde grave de Do menor, en los ojos de una mujer.


Su sonrisa es una sonrisa vacía. En sus ojos, una mirada perdida. Sin rumbo, sus pasos. De su vida, sólo retazos.
Condenado a dejar de existir, a cegar su vida. De la que ahora sólo queda: Su Voz Perdida

 

0 comentarios

dom

18

abr

2010

¿Ya entró el invierno?

No se dejaba tomar fotos
No se dejaba tomar fotos

Hoy hace una semana, encontré a este pequeño amigo conocido en estas tierras como "Ronron". Este bicho sale con las primeras lluvias del invierno (al igual que las luciérnagas). Lo cual me dejó con unas dudas entre pecho y espalda ¿habrá entrado ya el invierno? ¿Qué pasará con los insectos que salen en el intermedio de verano-invierno? Tales como el "Zompopo de Mayo", que cada año, sale cada vez más tarde.

 

Aunque hay quienes dicen que en Guatemala, no existe un "verano" o un "invierno", sino que son períodos "secos" y "húmedos".

0 comentarios

jue

15

abr

2010

¿Por qué llueve?

Breve historia ficticia basada en cómo quiero creer que llueve

 

Sé que científicamente, la lluvia es provocada por un descenso de temperatura que hace que el ambiente deje de tener la capacidad de contener la humedad. Pero, quiero creer que es por algo más interesante.

 

Quiero creer, que la lluvia es algo más allá que un paso más del ciclo del agua. Quiero creer que el agua, caprichosa, decide recorrer el aire. Que no se contenta con quedarse en su territorio delimitado por bordes de ríos con muelles, por orillas de lagos contaminados, por cantidades incontables de arena [que algún Artista de fama incalculable, ha decidido incrustar unas cuantas conchas por aquí, situado nidos de tortugas y cangrejos por allá, y algunos cuantos mamíferos, que se dedican a contaminarlos, por todas partes].

 

Quiero creer que necesita recorrer el mundo entero, en busca de tu presencia. Que palpa con sus húmedas manos todos los rostros del mundo, y no se contenta hasta delinear el tuyo. Que se vale de pequeñas aglomeraciones de su materia, que toman forma de pequeñas perlas y se desprenden sus pequeñas y minúsculas manitas de las de sus compañeras que aguardan su turno en las alturas.

 

Y ahí está, en espera del momento del “desprendimiento”. Ella, que acababa de cumplir 5 milisegundos de edad [para las gotas, la medida del tiempo es distinta, ya que nacen y crecen muy rápido]. Cuando su madre contempló su rostro, supo que se llamaría Victoria. Y durante su niñez precoz de 345microsegundos, le contó la tradicionalmente larga leyenda de tu rostro. Aquella que definía cada vez con más precisión la sensación del contacto de tu tersa piel, y cómo se estremecía al contacto de sus antepasados [que habían crecido y se habían vuelto ancianos Goterones].

 

Victoria se había preparado durante toda su corta vida para este momento, era la esperanza de su “nube”. La elegida para redescubrir tu rostro. Ya que hacía varios años [que son como milenios para ellas], que su “nube” no tenía la dicha de verte. Se oían relatos de nubes vecinas que contaban que habían estado cerca de rozarte, pero eran alardes de suerte y dicha.

 

El nanosegundo de su “desprendimiento” había despertado muy feliz. Se había dicho a si misma que era la gota más afortunada de todo el cielo. Y se vistió con sus mejores galas, estrenando aquellos zapatos de 2 átomos de Hidrógeno y su collar de Oxígeno. Se maquillo lo mejor que pudo y salió a la borda. Llegaba temprano, pero era imposible no hacerlo tomando en cuenta la misión que tenía en sus manos. Se unió al grupo de expedición que iban a acompañarla. La borda ya estaba de color oscuro, muestra inequívoca del ya cercano “desprendimiento”. Y se tomaron de la mano. Ella estaba muy emocionada; tenía a 4 gotas, entrenadas para este momento, a su lado. Se estremeció de emoción cuando un relámpago anunció el momento.

 

Sus pies perdieron contacto físico. Y sintió como el aire delineaba salvajemente su figura. También sintió como una ráfaga desintegraba a dos de sus acompañantes, sabía que su empresa era arriesgada, pero aún así no quería estar en ningún otro lugar. Y por fin: te vio.

 

Su corazón de oxígeno palpito con violencia y apenas sintió como su acompañante se quedaba atrapado en una enorme aguja de pino [Para este momento, toda su “nube” estaba conteniendo el aliento de pura emoción]. -Victoria- dijo su último acompañante- me adelantaré para asegurarte el camino-. Soltó su mano y se precipitó con más rapidez. Estaba a punto de conseguir su objetivo cuando, de pronto, te moviste un minúsculo centímetro, y el explorador no tuvo más remedio que estrellarse contra el zapato de otro transeúnte. Victoria contemplo esto horrorizada. Ahora, más que nunca, tenía miedo de no poder cumplir con su misión. Recordó que ella estaba marcando el camino de todo un batallón, de distintas nubes, que quería resbalar por tu pelo y espalda.

 

Contuvo la respiración, unos instantes antes de caer, oyó que te decían -Parece que ya va a empezar a llover, nos vamos a tener que mojar...- Y fue cuando levantaste la vista y Victoria te vio a los ojos. Supo que todas las historias eran reales, que no exageraban. Realmente eras bellísima, tus ojos cafés se lo revelaron todo. Y supo también, que toda su vida había valido la pena por tan sólo contemplarte.

 

Cuando intentó recuperarse de la impresión, estaba a escasos centímetros de tu rostro. Y sucedió. Confirmo que tu piel era suave como la seda. Que mientras rodaba por tu mejilla, se iba embriagando con tu delicioso aroma. Quiso que ese instante no acabara nunca jamás. Y entonces, supo que estaba muriendo, y se sintió llena. Murió con una sonrisa en su húmedo rostro, sabiendo que había sido la experiencia más maravillosa de toda su existencia.

0 comentarios

mar

09

mar

2010

Si Todo Dependiera de Ti

Si todo dependiera de ti: La luz del sol no saldría sin tu permiso. Las olas del mar quedarían como enormes muros, esperando tan sólo una mirada significativa tuya para proseguir su camino. Las rosas, aún en botones, esperarían un decreto tuyo para poder abrirse. Todas las aves esperarían tu orden para poder seguir batiendo el aire con sus alas.

 

Las gotas de lluvia se detendrían esperando tu señal, suspendidas como perlas adornando el aire. Las abejas dejarían de producir miel que tú no permitieras. Los arboles esperarían pacientes a que autorizaras la inauguración de nuevas ramas. Las notas de mi guitarra dejarían de tener su valor en ondas, aguantando a que te dignaras a escucharlas.

 

Si todo dependiera de ti...

 

Muchas cosas no serían, tantas otras cambiarían. A lo mejor no podría escribir esto. A lo mejor las sombras no existirían. A lo mejor todo sería monocromático, suspendido caprichosamente en tu verde tan favorito...

 

Pero el sol sale, las olas siguen elevándose y dejándose caer, los pájaros siguen batiendo sus alas, las leonas cazan gacelas, y la lluvia cae incesantemente sobre los campos... Y sin pedirte permiso

2 comentarios

dom

17

ene

2010

La Estación Ambulante

Era una tarde soleada pero, en su interior, la luz se veía un poco turbia. Tenía el pelo desordenado por el viento, olor a tabaco, y aspecto congestionado Estaba sentado en la estación del tren. Esperando a que se acercara aquél largo vehículo que transportaba a tanta gente de un lado a otro. Gente que no se conocía pero, que por la necesidad, se aglomeraba en vagones ajenos.

 

Y ahí se encontraba, pensando en tantas cosas. Ajeno totalmente al sonido melancólico de la armónica de un vagabundo buscando limosnas.

 

Su mente viajaba de un lado a otro...

 

Del trabajo a la casa. Del lago a la pradera. Su mente viajaba de un lado a otro. De la montaña al mar. Del campo de su niñez, al cementerio donde estaban los restos de su escaza familia.

 

Su mente viajaba de un lado a otro. De la inmortalidad del cangrejo, a la quinta dimensión. De los acordes desafinados de una maltrecha guitarra, a los brazos de la mujer que amó. Su mente viajaba de un lado a otro. De la película que había visto cientos de veces, hasta el libro que nunca leyó. Su mente viajaba de un lado a otro.DE las historias de su abuela, hasta la canción que no lograba sacar de su cabeza. De la rosa roja misteriosa colocada en el pórtico de su casa un día de invierno, hasta los guijarros incrustados en sus rodillas en su primer viaje en bicicleta

 

Su mente viajaba de un lado a otro. En esa estación ambulante. La que, personas como él, volvían ambulante. Dejando su ser corpóreo atado al incómodo banco de espera, pero con su mente vagando y viajando a tantos lugares. Lugares conocidos, o inexistentes, producto de su imaginación.

 

Su mente viajaba de un lado a otro. Sin detenerse en la estación...

1 comentarios

sáb

16

ene

2010

El Último "Jalón"

Y hoy, mientras inhalo y exhalo las últimas porciones de tabaco, nicotina y alquitrán, escribo.

 

¿Pero por qué? Fácil de responder. Algunas personas creen que no es posible fumar sin tener vicio. Y he aquí la demostración: dejo de fumar por tres meses, sin que esto afecte mi temperamento o cualquier otra cosa similar. En resumen, sin desesperar por un cigarro.

 

Así que, mientras transcurren los últimos días de mis 17 inviernos. no correrá más nicotina en mi sangre.

0 comentarios

vie

15

ene

2010

"Culturas Distintas"

Este es el segundo día de publicación continua. Debo aceptar que después de tanto tiempo de no escribir, se me ha ido un poco la inspiración. Aún estando aquí sentado, con una alegría y tranquilidad que no caben en mí.

 

Hoy por primera vez, conocí a una persona Nicaragüense. Y con mi extraña afición por los acentos (y mi facilidad para que se me peguen), me agradó muchísimo. A lo largo del día salieron a relucir los contrate de la "taza de plata" con la bella Nicaragua. Si mencionaban las "distintas culturas".

 

Nada más alejado de la realidad. Ya que ambos países centroamericanos tenemos  infundida una cultura con base occidental. Lo que nos diferencia son nuestras tradiciones. Pero no llega a cambiar del todo nuestras cultura. Si nos apegamos a la RAE, cultura es: El conjunto de modos de vida y costumbres, conocimientos, grado de desarrollo  artístico, científico, industrial, en una época o grupo social.

 

Y ambos pueblos los une muchos de estos aspectos. Tanto en el campo industrial como en el artístico (por mencionar algunos).

 

Un cambio de cultura perceptible se da en el caso de los chinos, por ejemplo. Caso en el que vemos que su cultura es bastante distinta (mas no distante). Como el descalzarse en público, su arte culinario tan lleno de cosas inusuales. Y ejemplos de esta índole.

 

Por eso cuando digan "es una cultura distinta", pongan atención. Lo más seguro es que se quiera mencionar las tradiciones y las costumbres que difieren en su práctica (mas no en su origen), unas de otras

1 comentarios

jue

14

ene

2010

743 Días

Hoy, después de 743 días, me siento felíz. Sí, felíz. Aunque, no lo niego, he pasado por buenos momentos en este tiempo transcurrido. Tiempo difícil que me marcó como el hierro caliente a los cuartos traseros del ganado. Pero tiempos necesarios.

 

Y no quiero que mi exteriorización sea malinterpretada. Ya que los únicos verdugos han sido e: el tiempo, y yo mismo.


Han sido tiempos de inseguridad

Tiempos de tristeza y soledad.

Un tiempo que solía escocer

pero, como al fénix, me hizo renacer

Un camino largo y tortuoso

pero miento si digo que no fue provechoso.

Y tuve que hacerlo sin compañía

pues de  lo contrario no serviría

(j)

...


"(...) no hay nada eterno. Ni el fracaso o la victoria. Ni el verano o el invierno". -BS-

0 comentarios